sábado, 19 de abril de 2008

Imitando a un poeta de pricipios de siglo,Jorge Teillier

  • He recorrido tan pocos caminos
    y he cometido tantos errores.
    Risible vida, risibles contradicciones,
    así fue y así será siempre.

    Me entristece mirarte. Otros labios
    desgastaron el calor y el latido de tu cuerpo.
    Qué importa. Qué importa que caigan sin sentido
    tantas lloviznas muertas.

    No las temo. No temo
    el moho ni la pobredumbre amarillenta.
    No nací para una vida dulce y una sonrisa.

    El patio de la casa está sembrado
    de los cerezos color de osamenta.
    Sí, elegí el invierno
    y el marchitarse sin ruido
    no debe entristecer a nadie.

(Hotel Nube)

6 comentarios:

Carlos Valencia dijo...

Al fin, marchitarse sin ruido es el destino de todos. Un poema triste de invierno.
Saludos
CV

gonzalo dijo...

elegí el invierno. poderosa imagen. un abrazo amiga.

eduardo dijo...

Pero chica??? no has visto que ha llegado el portaviones?
(aunque con la bruma no se ve ná)

Manuel dijo...

Teillier.. grande entre los grandes. Probablemente mi poeta chileno favorito junto con Humberto Díaz Casanueva...
Su habla del vino, de los bosques, de la huerrumbre, de los soles que no salen....
Un beso mustio como sus páginas mojadas.

gonzalo dijo...

oye, llevemos nuestras almas a la playa.

gonzalo dijo...

vecina. sigues preocupada?